Grandes viajeros

«Con 79 años vendí todo y recorro Sudamérica en casa rodante»

La historia de Sara Vallejo es de las que rompen esquemas. En nuestro prejuicio damos por seguro que el ideal de vida de una anciana debe ser tranquilidad y rutina. Pero las ganas de aventura no tienen edad. A sus 79 años, esta argentina mantiene más viva que nunca la pasión viajera en su casa rodante.

Fechas del viaje: 08-08-2017 a ???
Países ya recorridos: 
Uruguay, Brasil.
Kilómetros recorridos: 
13.000 km 
Costes: 
42.000 USD$ (incluye casa rodante)

– ¿En qué momento a una octogenaria se le ocurre la idea de viajar en casa rodante? 

La idea surgió espontáneamente el año pasado a raíz de una conversación familiar sobre los viajes y los medios de transporte que habíamos usado. Ahí salieron las ventajas de la casa rodante y me di cuenta que jamás había montado en una. En ese momento surgió la chispita que no se apagó jamás y empecé a organizar el viaje, primero en mi cabeza y luego a la práctica. El proceso fue de casi dos años.

– ¿Qué cara puso tu familia cuando contaste tu plan de romper con todo y viajar? 

¡Imagínate! ¡Con 3 hijos, 3 nietos y 1 bisnieto, ninguno se esperaba que la abuela propusiera algo así! Para empezar tuve que reunir a mis hijos y contarles mi plan, además de asegurarles que no les iba a dejar ninguna herencia, ya que mis únicos bienes, la casa y el carro, me los iba a vender y disfrutar en vida mientras tuviera salud y energía. Lo aceptaron sin problema, aunque al principio no me creyeron mucho, me dijeron que estaba un poco loca.

Conté a mis hijos que no les dejaría herencia. Me lo gastaré todo en vida.

Mi pasión fue siempre viajar. Y tenía la voluntad para cumplir mi sueño.

– ¿De dónde sacaste la valentía para atreverte con un viaje así? 

Para empezar siempre he tenido un espíritu algo rebelde. Además la muerte de mi segundo marido, una persona muy activa y aventurera como yo, me cambió la vida y me hizo hacerme muchas preguntas… la más importante fue «¿y ahora qué?» La respuesta que me dí fue: «si mi pasión siempre fue viajar, ahora me dedicaré a ello». Tenía claro que no iba a quedarme sentada consumiendo mis días. Por suerte estoy excelente de salud y quiero vivir mi vida al máximo hasta que el cuerpo aguante.

– ¿Qué dificultades debiste enfrentar antes de empezar el viaje? 

La primera dificultad fue comprar la casa rodante. En Argentina no encontré la que buscaba y tuve que empezar a gestionar una compra en Estados Unidos. Las leyes de mi país no me permitían ingresar un vehículo importado, así que tuve que empezar mi viaje en Montevideo (Uruguay). La plata también fue sin duda un problema que solucioné vendiendo mi casa de Yerba Buena, mi auto e incluso vendí muebles y objetos en una venta de garaje.

– ¿El viaje lo harás íntegramente sola o alguien te ayudará a manejar? 

¡No se equivoquen, yo soy la comandante de la nave y la que maneja! (ríe) Arranqué el viaje con una pareja de amigos y mi hermano pequeño también me acompañó un tramo de ruta. Fue bueno empezar el viaje acompañada para tener más confianza, pero gran parte de los kilométros recorridos han sido y serán en solitario… ¡aunque siempre son bienvenidos nuevos acompañantes en esta aventura!

– ¿Qué ruta te planteas y cuándo piensas terminarla? 

La verdad es que planifico sobre la marcha, en un viaje hay muchos imprevistos y además no sé cómo me voy a sentir. En cualquier caso, después de recorrer Uruguay y Brasil, mi idea es cruzar hacia el oeste hasta Colombia y Ecuador. Si hay energía, seguiré mi ruta hacia el sur hasta llegar a Chile. ¿Cuándo terminará el viaje? En marzo cumplo 80 años y sería lindo festejarlos en casa, en Tucumán. Pero como te dije, puedo cambiar de rumbo en cualquier momento, para cualquier lado.

– ¿Qué dirías a alguien de tu edad que desea viajar? 

Les diría que aún pueden y deben disfrutar su vida. Que la voluntad y la ilusión tienen un poder que no se imaginan. Deben intentarlo. ¿Miedos? Son normales, pero la clave es tomar la decisión con firmeza y dar un primer paso. El segundo vendrá por inercia y ya estarán cumpliendo su sueño. La vida es tan corta que debes disfrutarla cada día. Quizá lo mejor aún está por venir.

Que el miedo no te paralice. Quizá lo mejor de la vida aún está por venir.

No hago nada excepcional… ¿por qué no se atreven ustedes?

– ¿Cómo podemos seguirte desde la distancia en esta gran aventura? 

Tengo una página en Facebook llamada «80 años no son nada«. Estoy impresionada con tener 30.000 seguidores y la verdad es que me sorprende que a la gente le sorprenda mi aventura porque a mí me parece algo normal que podría hacer cualquier señora de mi edad. Creo que algo pasa a la gente, también a los jóvenes. ¿Por qué no se atreven?

Tour Salar de Uyuni Denomades

Comentarios

Previous ArticleNext Article
Periodista que se aburrió de estar sentado en una redacción obligado a escribir sobre asuntos que no interesaban a nadie. Renunció y dedicó un año entero a su pasión: viajar. A su vuelta, decidió especializarse en contenidos sobre turismo y aventuras. Y este es el resultado. Contacto: eduardo@voyhoy.com